viernes, 26 de octubre de 2007

CHOCHOS DE OTOÑO...







Ayer me regalaron un bote lleno de chochos…ricos, grandes, de lo más “salaíllos” (1) que he comido. Y claro, empezaron a venir vivencias de la infancia, a reflorecer recuerdos..a recordar poemas.
De higos a brevas, un niño de la Córdoba de los años 60, pillaba alguna que otra perra gorda o juntaba perrillas hasta llegar a los dos reales. Con ellos, casi sin dudar porque no había, afortunadamente, tanta oferta, un pequeño grupo de vecinos de la misma casa, todos en pantalón corto, nos dirigíamos a la “arropiera” (2), que era como llamábamos a la persona que en un pequeño tenderete vendía las golosinas, “quiquis” (3) y altramuces, pero nosotros, porque podíamos, pedíamos chochos, no altramuces.
Luego, ya más de mayor, cuando uno empieza a leer, descubrí que unos siglos más atrás, el mismísimo D. Luis de Góngora, poeta cordobés y admirado por todos los grandes poetas del siglo XX (y ojalá de los venideros), disfrutaba con los chochos, en compañía de su hermana, como yo y mis vecinos de casa.
Y como aquellos chochos me dieron placer, como estos de hoy y de ayer…he querido compartir el recuerdo.

…/
dáranos un cuarto
mi tía la ollera.
Compraremos de él,
(que nadie lo sepa)
chochos y garbanzos
para la merienda. (.../)

(Romance de la Hermana Marica, de don Luis de Góngora)

(1) Nombre popular que se le da a los altramuces una vez preparados para comer (otro día, si a alguien le interesa, le cuento cómo hacerlos).
(2) Puesto de chucherías y demás alicientes infantiles.
(3) Golosina consistente en un pequeño caramelo casero, quizá precursor del chupa-chups, que tenía un trocito de azúcar multicolor ensartado por un palillo de dientes.

4 comentarios:

Melba dijo...

Hola, no sé qué son chochos ni altramuces, por el aspecto me parecen higos, de saber si son higos- los hay aquí-, me gustaría la receta.

Disfrútalos.

Un abrazo♥

DePaco dijo...

Según las citas que aparecen en esta página http://www.historiacocina.com/historia/articulos/altramuces.htm
, los altramuces o chochos también son conocidos en América, al menos en Ecuador y el norte del Perú del siglo XVI.
Siento, amiga Melba, que no sean higos, sino legumbres...

Conral dijo...

¡Y qué ricos están! Empiezas y ya no paras. Te comes uno y luego otro y otro... ¡hay que pelarlos, eh?!
Muy bueno el post y al información.
Un abrazo.

Eduardo dijo...

Deben ser riquisimos. No los conozco pero imagino el sabor.
Tira uno para la Argentina así los probamos.
Un abrazo.